Calabacín asado al rooibos


Sano, sabroso y ¡súper fácil de hacer! Un acompañamiento perfecto con un delicioso sabor dulce que recuerda al de los frutos secos y que es ideal como guarnición de carnes o pescados. 30 minutos al horno y, ¡tenemos una rica cena que gusta tanto a niños como mayores!

Esta receta puede elaborarse con dos de nuestros productos: Rooibos Pompadour (en bolsitas) y, para aquellas personas más atrevidas y que controlen las medidas en la cocina, Rooibos Tea&Tradition en granel. Nosotros te proponemos que utilices las bolsitas de té y que cuando vayas dominando la receta te atrevas a hacerlo con granel. ¿Te apetece?

Ingredientes

Todo lo necesario para preparar la receta

Preparación

Paso a paso

1

Comenzamos macerando las bolsitas de Rooibos Pompadour en el aceite de sésamo . Para ello, colocamos una de las bolsitas de rooibos en un vaso de cristal y añadimos el aceite. Hay que dejar que macere al menos una hora.

2

Precalentamos el horno a 200º mientras preparamos los calabacines. Los lavamos bien, los secamos, pelamos y cortamos en rodajas no muy finas (aproximadamente de 1 centímetro de ancho)

3

Sacamos la bolsita de Rooibos Pompadour del aceite y con este preparado pintamos un papel de horno sobre la bandeja que vayamos a utilizar para hornear. Colocamos las rodajas de calabacín y, con un pincel de cocina, añadimos el aceite sobre la verdura.

4

Cogemos la segunda bolsita de Rooibos Pompadour, la abrimos y la mezclamos con media cucharadita de sal. Con esta mezcla sazonamos las rodajas del calabacín.

5

Añadimos la pimienta negra y la albahaca picada e introducimos al horno durante 20 minutos.

6

Pasado el tiempo le damos la vuelta a las rodajas de calabacín, incorporamos las alcaparras y volvemos a meter en el horno durante otros 10 minutos.

7

Emplata la verdura junto a una carne o pescado a la plancha y ¡ya tienes una deliciosa y sana cena para toda la familia!