Tomillo

Tomillo

Thymus vulgaris L.


Descripción:

El Tomillo es una hierba pequeña y atractiva con un conjunto de flores pequeñas blancas, rosas o lilas. El tomillo es muy fácil de cultivar, especialmente en luz solar. Las hojas y flores del tomillo se utilizan para sazonar guisos, sopas y vegetales salteados.

Recomendaciones:

La Agencia Europea del Medicamento (EMA) aprueba su uso tradicional como expectorante en la tos asociada al resfriado. Las indicaciones aprobadas por ESCOP (European Scientific Cooperative On Phytotherapy) son en los procesos catarrales de las vías respiratorias, bronquitis y tos irritativa.

Contraindicaciones:

Los preparados a base de tomillo están contraindicados en caso de hipersensibilidad a alguno de sus componentes, a otras labiadas o a los bálsamos.

Acciones farmacológicas:

El tomillo presenta actividad espasmolítica a nivel de las vías respiratorias, que justifica su utilización como antitusivo. Por su actividad antibacteriana, el tomillo tiene interés también como antiséptico urinario y de la cavidad bucofaríngea, así como para el lavado de heridas. En aplicación tópica, el aceite esencial es rubefaciente. Gracias a su  ácido rosmarínico presenta actividad antiinflamatoria. También tiene actividad antioxidante. Popularmente, al igual que otras drogas con aceite esencial, el tomillo se emplea como aperitivo y digestivo.

Modo de empleo:

La posología propuesta por la Agencia Europea del Medicamento (EMA) en adolescentes, adultos y ancianos es en infusión de 1-2 g y 3-4 veces al día. Por su parte, ESCOP (European Scientific Cooperative On Phytotherapy) propone en infusión para adultos y niños mayores de 1 año, 1-2 g de planta seca por taza varias veces al día. En niños menores de un año, 0,5-1 g por taza.

Precauciones:

Por sobredosificación, el aceite esencial puro puede provocar náuseas, vómitos, gastralgias, vértigo, fenómenos convulsivos e incluso colapso cardiorrespiratorio.