Melisa

Melisa

Melissa officinalis


Descripción:

La melisa es una planta con numerosos usos tanto farmacológicos como en preparados aromatizantes de la perfumería e incluso en la industria alimentaria.

Contraindicaciones:

El uso continuo y abusivo de melisa puede afectar a la capacidad para conducir o manejar máquinas. Se han descrito casos de reacciones cutáneas de hipersensibilidad. No es recomendable en personas con problemas de estrés, depresión, ansiedad, etc. que están tomando medicamentos sedantes.

Acciones farmacológicas:

La EMA (Agencia Europea del Medicamento) aprueba el uso tradicional de la melisa en infusión por vía oral para aliviar los síntomas de estrés mental y para facilitar el sueño, además de para los trastornos digestivos leves como distensión abdominal y flatulencia. La ESCOP (European Scientific Cooperative on Phytotherapy) añade además el uso por vía tópica para el tratamiento del herpes labial.

Modo de empleo:

Su modo de empleo varía en derivación de para qué vaya a ser empleado; la forma de consumo más habitual es por vía oral (en rama o exprimiendo su aceite) y, en ocasiones, en aplicación tópica, directamente sobre la piel o cabello.

Precauciones:

Tomada en dosis elevadas puede producir efectos adversos como dolor de cabeza, confusión, falta de agilidad mental, nerviosismo, etc.