Hibisco

Hibisco

Hibiscus sabdariffa


Descripción:

Debido a sus características organolépticas, la flor del hibisco se emplea principalmente para la preparación de bebidas refrescantes exentas de cafeína, y se utiliza frecuentemente como corrector del sabor o como excipiente para mejorar el aspecto en mezclas e infusiones.

Recomendaciones:

La Agencia Francesa del Medicamento, aprueba las siguientes alegaciones: para las astenias funcionales y para facilitar la pérdida de peso.

Contraindicaciones:

No se han descrito.

Acciones farmacológicas:

Popularmente, el hibisco ha sido utilizado como estimulante del apetito, laxante suave, diurético, en resfriados y catarros de las vías respiratorias superiores y en trastornos circulatorios.

Modo de empleo:

Generalmente, el uso más común del hibisco es en infusiones o tés aunque, cada vez más, se le otorga un uso culinario.

Precauciones:

No se tiene evidencia suficiente para determinar efectos secundarios del hibisco, aunque en algunas ocasiones puede causar reacciones alérgicas, en contacto, como inflamación o picor de la zona.