Flor de Loto

Flor de Loto

Nelumbo nucifera


Descripción:

La flor de loto recibe el nombre vulgar de “loto sagrado” o “loto indio”, y “rosa del Nilo”. Es famosa por muchos aspectos pero lo más destacado es la gran longevidad de sus semillas, que pueden germinar después de diez siglos. Es una planta herbácea acuática que se cultiva desde hace más de 2.000 años en muchas partes de Asia.

Recomendaciones:

La flor de loto se ha utilizado tradicionalmente para tratar la insolación, la diarrea, la disentería, las hemorroides, los mareos y vómitos así como otros problemas y afecciones como tos, hipertensión, fiebre o problemas urinarios.

Contraindicaciones:

La flor de loto podría bajar los niveles de azúcar en sangre de algunas personas, por lo que está contraindicada para personas diabéticas.   

Acciones farmacológicas:

En la medicina popular la flor de loto se utiliza en el tratamiento de la inflamación de los tejidos, enfermedades de la piel y como antídoto ante algunos venenos. Las flores son útiles en el tratamiento de la diarrea, cólera, fiebre y úlceras gástricas mientras que sus semillas y las frutas se utilizan en Asia como un alimento saludable y para tratar dolencias incluyendo la mala digestión, la diarrea, el insomnio o la fiebre.

Modo de empleo:

La infusión de flor de loto es ideal para facilitar la digestión; además también pueden utilizarse en gastronomía sus semillas y su raíz.

Precauciones:

No es recomendado su uso durante el embarazo y la lactancia materna.