Equinácea

Equinácea

Echinacea purpurea


Descripción:

La equinácea es una planta herbácea con raíz negra y sabor picante que alcanza el metro de altura. Crece de forma natural en los prados de América del norte, desde Nuevo México hasta Florida y hacia el norte hasta Canadá. En otras zonas del mundo debe ser cultivada ya que no crece espontáneamente. Dada la belleza de sus flores  muchos países la producen como planta decorativa por lo que su cultivo se ha extendido por todo el mundo.

Recomendaciones:

ESCOP (European Scientific Cooperative On Phytotherapy) recomienda el empleo por vía interna de los preparados de equinácea para el tratamiento del resfriado común. También en infecciones del tracto urogenital y por vía tópica como coadyuvantes en el tratamiento de heridas superficiales. La Agencia Europea del Medicamento (EMA) acepta su uso en la prevención y tratamiento del resfriado común. Su uso tradicional, por vía oral, como tratamiento de apoyo en el resfriado común.

Contraindicaciones:

Debido a su efecto inmunoestimulante, la equinácea no debe de ser usada en casos de enfermedades autoinmunes, inmunodeficiencias, tratamientos inmunosupresores y afecciones que cursen con aumento de leucocitos.

Acciones farmacológicas:

Sus preparados son empleados para reducir los síntomas de resfriados y gripes, y posiblemente de otras afecciones respiratorias, inhibiendo el crecimiento de virus. Algunos extractos poseen también actividad cicatrizante de heridas, antioxidante, antibacteriana y antifúngica.

Modo de empleo:

La Agencia Europea del Medicamento (EMA) considera que no existe suficiente documentación para recomendar el empleo de preparados de equinácea en niños menores de 12 años.