Arándano

Arándano

Vaccinium myrtillus


Descripción:

Los arándanos son una pequeña fruta, de tonos azules o rojos, que contienen numerosos componentes beneficiosos. Consumida en fruta, seca o bien en jugos o infusiones, contribuye a reducir notablemente las infecciones así como a mejorar la memoria y optimizar nuestra visión.

Recomendaciones:

La ESCOP (European Scientific Cooperative on Phytotherapy) aprueba el uso del extracto de arándano enriquecido con antocianósidos como coadyuvante en el tratamiento de insuficiencia venosa (piernas dolorosas y pesadas), insuficiencia vascular periférica y en trastornos de la microcirculación ocular. Además, recomienda el uso del fruto desecado para el tratamiento de la diarrea aguda inespecífica y, en uso externo, para inflamaciones leves de la mucosa oral y heridas superficiales.   

Contraindicaciones:

No se han descrito.

Acciones farmacológicas:

Los frutos desecados del arándano tienen propiedades astringentes. Además se ha demostrado su acción protectora de la pared vascular. Estos compuestos han mostrado también actividad antiinflamatoria y antioxidante.   

Modo de empleo:

Generalmente el uso más común del  arándano es fresco o secado; además de preparados, zumos y otros como en infusiones o tés.

Precauciones:

El extracto seco se tolera bien durante el embarazo, habiendo sido utilizado con seguridad (en dosis altas) en mujeres embarazadas con venas varicosas y hemorroides. Los preparados de arándano deben utilizarse con precaución en pacientes de trastornos hemorrágicos o que  toman warfarina o fármacos anticoagulantes.