Alcaravea

Alcaravea

Carum carvi


Descripción:

El sabor de la alcaravea, o comino de prado, recuerda al anís por su tono picante.

Recomendaciones:

No está recomendado el uso en pacientes con enfermedades hepáticas.

Contraindicaciones:

Ingerir semillas de alcaravea puede tener una serie de efectos secundarios por lo que es recomendable consultar con un profesional de la salud antes de usarlas con fines medicinales.

Acciones farmacológicas:

La ESCOP (European Scientific Cooperative on Phytotherapy) acepta la utilización de la alcaravea en infusión para aliviar trastornos gastrointestinales y los cólicos del recién nacido (en esta última tanto por vía interna como externa). La EMA (Agencia Europea del Medicamento) considera que la planta de la alcaravea puede ser utilizada para aliviar molestias digestivas como sensación de hinchazón y flatulencia.  

Modo de empleo:

La alcaravea puede consumirse como especia, que es su uso más común, así como mezcla en infusiones destinadas a la mejora de la digestión. Además, en algunos países europeos el licor de alcaravea llamado kümmel es muy popular.

Precauciones:

Un consumo abusivo de alcaravea puede causar efectos secundarios no deseados.