El té es una de las bebidas más consumidas en todo el mundo; existen más de 3.000 variedades y se bebe desde hace miles de años. El término té deriva de un dialecto chino amoy en el que se pronuncia “tai”. El contacto entre este valioso líquido con Occidente surgió de las primeras relaciones entre comerciantes holandeses y chinos del puerto de Amoy, en la provincia de Fujian.

Aunque la cuna del té es China también podemos encontrar variedades según la procedencia de este; por ello, aunque el primer contacto con el té venga de Oriente podemos decir que hay otros lugares del mundo donde esta bebida tienen una gran importancia y una historia detrás. Vamos a descubrirla.

">

CHINA

Proporciona una gran cantidad de variedades de té. Las más conocidas son Yunnan (uno de los tés negros más fuertes), Keemum (de sabor delicado y fuerte aroma), Russian Caravan (una mezcla de tés negros que consumían los comerciantes de las caravanas rusas), Lapsang Souchong (de inconfundible sabor ahumado) y Formosa Oolong Peach Blossom (con un delicado sabor a frutas y en ocasiones se perfumaban con jazmín, gardenia, etc.) Estos son los tés más populares de China sin ninguna duda. 

">

INDIA

Es el mayor productor y exportador de té del mundo, principalmente a Inglaterra, por eso mismo no sorprende que también sea el país donde sea la bebida más popular entre sus habitantes. Consumir té es más común que beber agua: para desayunar, para beber por la tarde o en cualquier momento del día. Sólo o con leche. El más consumido es el té negro y los más populares son Darjeeling (es considerado el champán de los tés por su delicadeza), Assam (de sabor fuerte y con una coloración muy oscura) y Nilgiris (con un sabor aromático que hace las delicias de quien los prueba) nombres de los tés y de las poblaciones donde se producen.

">

CEILÁN

También conocida con Sri Lanka este país ubicado en pleno golfo de Bengala, una isla al sur de Asia que fue durante muchos años Colonia Inglesa. Sus tés son de gran calidad; fuertes, pero de sabor exquisito con un punto ligeramente amargo. El té negro de Ceilán es todo un distintivo de calidad. En la actualidad la producción de té es el producto que mayor sustento ofrece a la comunidad de esta isla y son el tercer país productor del mundo de té. El té de Ceilán debe su origen realmente al café; a mediados del siglo XIX esta isla se dedicaba exclusivamente a la producción de café, pero la aparición de un hongo exterminó las plantaciones lo que hizo que los pobladores se dedicarán al cultivo del té.

">

RUSIA

Cuenta la historia que el embajador chino en Moscú hizo un regalo de varios cofres de té al zar Alexi Mijáilovich y debido a ello el té se convirtió en uno de los productos más deseados de las importaciones de Rusia a China. En un inicio se bebía té por sus propiedades medicinales, pero más tarde observaron más peculiaridades de la bebida como que quitaba el cansancio y aumentaba el tono vital por lo que empezó a servirse después de las comidas o como bebida independiente. El té ruso tiene cuerpo y es perfumado, se suele tomar con leche, azúcar, limón, acompañado de mermelada, miel, etc. y es símbolo de respeto y cortesía.

">

KENIA

Aunque no son los más conocidos ni nombrados, los tés africanos representan el 30% de las exportaciones totales de té. Kenia es el mayor productor de té del continente africano y el tercer exportador de té negro del mundo; aunque para muchos es más conocido por su café la industria del té es uno de los principales fuertes de ingresos. El té fue introducido por los ingleses en 1903, una variedad de fuerte sabor y tono rojizo. Ideal para desayunar e incluso para tomar con una nube de leche.

">

JAPÓN

Pese a ser uno de los mayores productores de té verde, en tres de las cuatro islas de Japón, los japoneses exportan menos del 2% de las miles de toneladas que producen y ello es debido a que ¡consumen mucho té! El té verde es el más popular y es una bebida que se toma en todo momento; es un clásico para hacer la digestión después de las comidas y para acompañar dulces. En la actualidad Japón produce una infinidad de productos elaborados de té: bebidas, dulces y hasta snacks. Además, la ceremonia del té japonesa es una forma ritual de preparar el té verde o matcha muy significativa en la cultura del País Nipón.